Herpes gestacional (Penfigoide)

El herpes gestacional es una erupción intensamente pruriginosa que se produce solo durante el embarazo.

  • De forma característica, la erupción comienza alrededor del ombligo, aparece durante el segundo o el tercer trimestre y desaparece pocas semanas o pocos meses después del parto.
  • Por regla general el bebé no resulta afectado, aunque algunos presentan una erupción similar, que desaparece a las pocas semanas sin tratamiento alguno.
  • Los médicos acostumbran a diagnosticar el penfigoide gestacional según el aspecto de la erupción.
  • La erupción se trata con una crema con corticoesteroides o, si es grave, con un corticoesteroide tomado por vía oral.

Se cree que está causada por anticuerpos anómalos que atacan los propios tejidos del organismo, una reacción autoinmunitaria. Es relativamente poco frecuente.

Síntomas

La erupción puede empezar como manchas rojas planas o elevadas que a menudo aparecen primero en el abdomen alrededor del ombligo. Luego aparecen ampollas y la erupción se extiende. Las ampollas son pequeñas o grandes, de forma irregular y llenas de líquido. La erupción es extremadamente pruriginosa. La erupción puede extenderse al resto del cuerpo, incluido el tronco, los brazos, las piernas, las palmas de las manos y las plantas de los pies. La cara y la boca generalmente no se ven afectadas.

Suele aparecer durante el segundo o tercer trimestre, aunque también puede aparecer antes o inmediatamente después del parto. De forma característica, empeora poco después del parto y desaparece en pocas semanas o pocos meses. A menudo, reaparece en los embarazos siguientes y a veces reaparece si la mujer toma más adelante anticonceptivos orales.

Por lo general, el bebé no resulta afectado. Pero ocasionalmente, el recién nacido presenta una erupción similar, que suele desaparecer a las pocas semanas sin tratamiento alguno. Además, cuando las madres sufren penfigoide gestacional, el riesgo de problemas, incluida la muerte del bebé, aumenta si éstos nacen prematuramente o si no han crecido tanto como se esperaba.

Diagnóstico

  • Evaluación médica
  • En ocasiones, biopsia cutánea

El penfigoide gestacional se diagnostica en función del aspecto de la erupción. En ocasiones, los médicos toman una muestra de piel del área afectada (biopsia de piel) y la analizan en busca de anticuerpos anormales.

Para evaluar el feto se hacen pruebas como una cardiotocografía en reposo, una ecografía o una monitorización electrónica fetal (ver Monitorización del feto).

Tratamiento

  • Corticoesteroides

La aplicación de una crema con corticoesteroides (como la de triamcinolona) directamente sobre la piel afectada resulta de ayuda.

Para erupciones más extendidas, se debe administrar un corticoesteroide (como prednisona) por vía oral.

Los antihistamínicos que no causan somnolencia, tomados por boca (vía oral), también se pueden usar para aliviar el picor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *