Eczema atópico (Eccema

No se requiere análisis de laboratorio para identificar la dermatitis atópica (eccema). Es probable que tu médico haga un diagnóstico mediante una exploración de la piel y revisión de tu historia clínica. El médico también puede utilizar análisis con parches u otras pruebas para descartar otras enfermedades de la piel o identificar enfermedades que acompañen el eccema.

Si sospechas que determinado alimento fue la causa de erupción de tu hijo, infórmaselo al médico y pregúntale sobre la identificación de potenciales alergias alimentarias.

Tratamiento

La dermatitis atópica puede ser persistente. Es posible que tengas que probar varios tratamientos durante meses o años para controlarla. Aun si el tratamiento es exitoso, los signos y síntomas pueden volver a aparecer (exacerbación).

Es importante la detección temprana de la enfermedad para que puedas empezar el tratamiento. Si la humectación regular y otras medidas de cuidado personal no ayudan, el médico puede sugerir uno o más de los siguientes tratamientos:

Medicamentos

  • Cremas para controlar la picazón y ayudar a reparar la piel. Es posible que el médico te recete una crema o un ungüento corticoesteroide. Aplícalos siguiendo las instrucciones después de humedecer la zona.
  • Medicamentos para combatir la infección. El médico puede recetarte una crema antibiótica si tienes una infección bacteriana en la piel, una úlcera abierta o grietas. Puede recomendarte tomar antibióticos orales durante un período breve para tratar la infección.
  • Medicamentos orales para controlar la inflamación. Para los casos más graves, el médico puede recetarte corticoesteroides orales, como la prednisona. Estos medicamentos son eficaces, pero no pueden utilizarse durante un tiempo prolongado debido a los posibles efectos secundarios graves.

Terapias

  • Vendajes húmedos. Un tratamiento eficaz e intensivo para la dermatitis atópica grave comprende envolver la zona afectada con corticoesteroides de uso tópico y vendas húmedas. A veces, se hace en el hospital en personas que presentan lesiones generalizadas debido a que es un trabajo intenso y requiere la pericia del personal de enfermería. También puedes pedirle al médico que te enseñe cómo realizar esta técnica en tu hogar.
  • Fototerapia. Este tratamiento se utiliza en personas que no mejoran con tratamientos tópicos o que vuelven a presentar una exacerbación rápida después del tratamiento. La forma más simple de fototerapia (terapia con luz) consiste en exponer la piel a una cantidad controlada de luz solar natural. Otras formas utilizan luz artificial ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB) de banda estrecha sola o con medicamentos.Si bien es eficaz, la fototerapia a largo plazo tiene efectos perjudiciales, como envejecimiento prematuro de la piel y aumento del riesgo de padecer cáncer de piel. Por estos motivos, la fototerapia no se utiliza con tanta frecuencia en niños pequeños y no se realiza en bebés. Consulta con el médico las ventajas y desventajas de la fototerapia.
  • Asesoramiento psicológico. Hablar con un terapeuta u otro consejero puede ayudar a las personas que se sienten avergonzadas o frustradas por su enfermedad de la piel.
  • Relajación, modificación de la conducta y biorretroalimentación. Estos enfoques pueden ayudar a las personas que tienen el hábito de rascarse.

Eccema del lactante

El tratamiento para el eccema en bebés (eccema del lactante) comprende lo siguiente:

  • Identificar y evitar las sustancias que irritan la piel
  • Evitar temperaturas extremas
  • Lubricar la piel del bebé con aceites de baño, cremas o ungüentos

Consulta con el médico del bebé si estas medidas no mejoran la erupción cutánea o si la erupción parece infectada. Es posible que el bebé necesite un medicamento de venta bajo receta para controlar la erupción o para tratar la infección. El médico también puede recomendar un antihistamínico oral para ayudar a disminuir la picazón y para provocar sueño, lo que puede ser útil para la picazón y las molestias durante la noche.

Estilo de vida y remedios caseros

Para ayudar a reducir la picazón y aliviar la inflamación de la piel, prueba las siguientes medidas de cuidado personal:

  • Humecta la piel al menos dos veces por día. Busca un producto o una combinación de productos adecuados para ti. Puedes probar aceites de baño, cremas, ungüentos o aerosoles. Para los niños, una opción puede ser la aplicación de un ungüento antes de irse a dormir y una crema antes de ir a la escuela. Los ungüentos son más grasosos y provocan menos ardor al aplicarlos.
  • Aplica una crema contra la picazón en la zona afectada. El uso de una crema de hidrocortisona sin receta, que contenga por lo menos 1 por ciento de hidrocortisona, puede aliviar temporalmente la picazón. Aplícala sobre la zona afectada, después de humectarla, no más de dos veces al día. El uso de un humectante antes de la aplicación de la crema medicinal ayuda a que esta penetre mejor en la piel. Una vez que mejore la reacción, puedes usar esta crema con menos frecuencia para prevenir exacerbaciones.
  • Toma un medicamento oral para la alergia o contra la picazón. Algunas de las opciones son los medicamentos de la alergia sin receta (antihistamínicos)
  • No te rasques. En lugar de rascarte cuando sientes picazón, prueba presionar la piel. Cubre la zona que te pica si no puedes evitar rascarte. Para los niños, puede ser útil cortarles las uñas y hacer que usen guantes a la noche.
  • Coloca vendas. Cubrir la zona afectada con vendas ayuda a proteger la piel y evita que te rasques.
  • Toma un baño tibio. Espolvorea el agua de la tina con bicarbonato de sodio, avena sin cocinar o coloidal, una avena finamente molida hecha para usar en la tina del baño (Aveeno, entre otras). Sumérgete durante 10 a 15 minutos y luego sécate con golpecitos. Aplica un humectante mientras la piel todavía esté húmeda.
  • Elige jabones suaves, sin tintes ni perfumes. Utiliza un jabón supergraso no alcalino. Asegúrate de enjuagar el jabón por completo.
  • Usa un humidificador. El aire seco y caliente de los interiores puede resecar la piel sensible, y empeorar la picazón y la descamación. Un humidificador portátil o uno colocado en la caldera añade humedad al aire dentro de tu hogar.
  • Usa ropa fresca y de textura suave. Reduce la irritación al evitar la ropa áspera, ajustada o que cause picazón. Además, usa ropa adecuada cuando haga calor o cuando hagas ejercicio para prevenir la sudoración excesiva.
  • Trata el estrés y la ansiedad. El estrés y otros trastornos emocionales pueden empeorar la dermatitis atópica. Reconocer esos problemas e intentar mejorar la salud emocional puede ayudarte.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

La dermatitis atópica puede ser especialmente estresante, frustrante o vergonzosa para los adolescentes y los jóvenes adultos. Puede alterar el sueño e incluso causar depresión. Además, los familiares cercanos de las personas que padecen esta enfermedad pueden enfrentar problemas financieros, sociales y emocionales.

Busca apoyo psicológico de terapeutas, grupos de apoyo, tus amigos o familiares.

Es probable que comiences por consultar a tu médico de cabecera o de atención primaria. Pero, en algunos casos, es posible que cuando llames para programar una consulta te deriven a un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo). Solicita una hora en el CDU

Qué puedes hacer

  • Haz una lista de tus signos y síntomas, cuándo aparecieron y cuánto duraron. Además, puede ser útil anotar los factores que desencadenaron o empeoraron los síntomas, como jabones o detergentes, humo de tabaco, sudoración, o duchas largas y calientes.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas, los suplementos y las hierbas que tomes. Aún mejor, lleva los envases originales y una lista escrita de las dosis e indicaciones.
  • Haz una lista de preguntas para el médico. Pregunta cuando quieras que te clarifiquen un tema.

Para la dermatitis atópica, las preguntas básicas que podrías hacerle al médico son:

  • ¿Qué puede estar provocando mis signos y síntomas?
  • ¿Se necesitan pruebas para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Qué tratamiento recomiendas?
  • ¿Esta enfermedad es temporal o crónica?
  • ¿Puedo esperar a ver si la enfermedad desaparece por sí sola?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Qué rutina para el cuidado de la piel me recomiendas para mejorar mis síntomas?

Qué esperar del médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia presentas estos síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tú o un familiar tienen asma o alergias?
  • ¿Cuáles son tus pasatiempos?
  • ¿Estás en contacto directo con mascotas o animales? ¿Qué productos usas en la piel?
  • ¿Tu enfermedad afecta el sueño o la capacidad de realizar tus actividades cotidianas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *