Candidiasis oral

Lo más característico es la aparición de placas blanquecinas, de aspecto cremoso y fácilmente desprendibles en mucosa oral. En los pacientes HIV positivos es muy frecuente, y puede complicarse con candidiasis esofágica. Existen varias formas clínicas (la seudomembranosa, la atrófica y la hipertrófica, fundamentalmente).

Diagnóstico

El diagnóstico de la candidosis oral depende de su ubicación y de la identificación de la existencia de una causa de fondo.

Si la candidosis solo afecta la boca

Es posible que el médico o el dentista hagan lo siguiente para diagnosticar la candidosis oral:

  • Examinarte la boca para detectar lesiones
  • Tomar una pequeña muestra de las lesiones mediante un raspado para examinarla con un microscopio
  • De ser necesario, realizar una exploración física y determinados análisis de sangre para identificar posibles enfermedades de fondo que puedan provocar la candidosis oral

Si la candidosis oral afecta el esófago

Para ayudar a diagnosticar candidosis oral en el esófago, el médico puede recomendarte cualquiera de las siguientes opciones:

  • Biopsia. La muestra de tejido se cultiva en un medio específico para ayudar a determinar qué bacterias u hongos, de haberlos, están causando el problema.
  • Examen endoscópico. En este procedimiento, tu médico examina el esófago, el estómago y la parte superior del intestino delgado (duodeno) mediante un tubo flexible iluminado que tiene una cámara en la punta (endoscopio).
  • Exploración física. De ser necesario, se puede realizar una exploración física y determinados análisis de sangre para intentar identificar cualquier posible enfermedad no diagnosticada que podría causar la candidosis oral en el esófago.

Tratamiento

El objetivo de cualquier tratamiento de candidosis oral es detener la propagación rápida de hongos, pero el mejor enfoque puede depender de la edad, el estado de salud general y la causa de la infección. Eliminar las causas de fondo, cuando sea posible, puede prevenir la recurrencia.

  • Niños y adultos saludables. El médico puede recomendarte medicamentos antifúngicos. Estos medicamentos vienen en varias formas, como pastillas, tabletas o un líquido para hacer buches y luego tragar. Si estos medicamentos tópicos no resultan eficaces, te puede recetar un medicamento que tenga efecto en todo el cuerpo.
  • Lactantes y madres que dan de mamar. Si estás amamantando y tu bebé tiene candidosis oral, se pueden transmitir la infección el uno al otro. El médico puede recetar un medicamento antifúngico leve para el bebé y una crema antifúngica para las mamas.
  • Adultos con debilidad del sistema inmunitario. En general, el médico te recomendará medicamentos antifúngicos.

La candidosis oral puede volver a aparecer incluso después de haber recibido tratamiento si no se trata la causa de fondo, como el uso de dentaduras mal desinfectadas o de esteroides inhalables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *