Acrocordón

Un acrocordón es un pequeño tumor benigno que se forma principalmente en las zonas donde la piel forma pliegues, tales como el cuello, las axilas y la ingle. Pueden ocurrir, asimismo, en la cara, principalmente en los párpados. Los acrocordones son indoloros, típicamente inofensivos y no tienen tendencia a crecer.​ Normalmente son del tamaño de un grano de arroz, aunque se han encontrado acrocordones de más de un centímetro de longitud.​ La superficie de un acrocordón puede ser suave o irregular en apariencia y normalmente se levanta de la superficie de la piel en un tallo carnoso llamado pedúnculo.

Se cree que los causa el roce de la piel contra la piel, debido a su localización habitual. Algunos estudios han mostrado la presencia de los HPV 6 y 11, sugiriendo que éstos podrían desempeñar algún papel en su patogénesis. Son más habituales en gente con sobrepeso, diabéticos y en mujeres embarazadas. Se cree que los acrocordones se encuentran en un 46% de la población.​ Además, se cree que ciertas personas pueden tener predisposición genética a su desarrollo. En raras ocasiones, pueden estar relacionados con el síndrome de Birt-Hogg-Dubé y el síndrome de ovario poliquístico.​

En personas con acromegalia aparecen en un 45% de los casos. Si estos acrocordones están en número superior a cinco se consideran marcadores de la presencia de pólipos adenomatosos en el colon.

Etimología

Del griego: “ακρος” (akros) que significa extremo y “χορδή” (chordē) que significa cuerda, filamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.